Alimentos funcionales

Facultad de Ingeniería y Tecnologías

Alimentos funcionales
Viernes, octubre 25, 2013

“Las personas que consumen mayor cantidad de alimentos funcionales son las
que tienen más conciencia de la salud”
 
Dra. Ana Mercedes Pérez 

Un alimento completo que, más allá de las funciones básicas nutricionales esperadas en los alimentos convencionales, mejora el estado de la salud, es un alimento funcional”, explicó la Dra. Ana Mercedes Pérez, investigadora del Centro Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos (CITA) de la Universidad de Costa Rica, durante la conferencia Alimentos funcionales y propiedades biológicas de las frutas“Las hortalizas y frutas pueden presentar, entre otras cosas, propiedades biológicas como actividades antioxidantes (efecto contra el estrés oxidativo), antimicrobianas (control del crecimiento de microorganismos), antiinflamatorias, anticancerígenas e  inmunomoduladoras (refuerzan el sistema inmune)”, aseguró. Los antioxidantes protegen al organismo de los radicales libres (RL), agentes que debilitan las membranas celulares y participan en procesos oxidativos que, en muchos casos, desencadenan enfermedades degenerativas. Los RL se producen por procesos metabólicos normales o por causas externas como el humo del cigarrillo, la polución y la radiación UV: “Biológicamente contamos con enzimas que contrarrestan la acción de los RL, pero cuando hay un exceso de ellos debemos consumir antioxidantes por la vía de la alimentación”.

Durante la actividad, que organizó el Postgrado de Especialización en Tecnología de los Alimentos y tuvo lugar en la Sede Central el 11 de octubre, la docente explicó que el mercado mundial de alimentos funcionales está en crecimiento y el sector de las bebidas es el que registra el incremento mayor; solo en Estados Unidos este mercado crece entre 8.5% y 20% anual. “Hoy en día los consumidores se interesan más por su salud y comprenden mejor la relación que hay entre esta y lo que se ingiere. Por este motivo, es un reto para la industria de alimentos satisfacer la necesidad cada vez mayor por el consumo de una dieta balanceada, que incluya alimentos funcionales para la prevención y el manejo de enfermedades específicas. En este escenario la academia juega un papel importante, ya que el desarrollo de estos productos y su mercadeo requieren esfuerzos especiales en investigación que deben realizarse desde el ámbito universitario”.

Algunos de los factores que deben tenerse en cuenta a la hora de desarrollar alimentos funcionales:

• El alimento debe ser atractivo y de sabor agradable
• El alimento debe ser conveniente (que no requiera mucho tiempo para prepararlo), simple y sostenible
• Debe ofrecerse en empaques diferentes (individuales, familiares)
• La declaración de salud debe ser creíble y comprobada 
• El precio debe ser razonable (el consumidor está dispuesto a pagar un poco más pero no mucho más)
• Los consumidores no cambian fácilmente de costumbres
• El canal de distribución debe ser amplio

El término “alimentos funcionales” o FOSHU (Foods for Specified Health Use o "alimentos para uso específico de la salud") fue introducido en Japón a mediados de los años 80. Sin embargo, la experta aclaró que aún no existe una definición universalmente aprobada.

Fotos: Matías Nobelasco

Bookmark and Share