Llevan la buena noticia

Llevan la buena noticia
Jueves, marzo 9, 2017

Jóvenes de la Red Juvenil Ignaciana iniciaron el periodo 2017-2019 de la Misión San Francisco Javier en San José

Febrero de 2017 marcó el inicio de un nuevo ciclo en la Misión San Francisco Javier. Hasta 2019 los jóvenes de la Red Juvenil Ignaciana de Uruguay y Argentina misionarán en las diferentes parroquias de la diócesis de San José de Mayo, integrada por los departamentos de San José y Flores.

Animados por la exhortación del Papa Francisco de ser una “Iglesia en salida” cerca de un centenar de Jóvenes pertenecientes con espiritualidad ignaciana, entre los que se encontraban 20 estudiantes de la UCU, fueron recibidos en su diócesis por Mons. Arturo Fajardo, titular de aquella Iglesia diocesana. Allí misionaron del 18 al 26 de febrero.

Luego de la Misa de Envío presidida por el obispo diocesano y concelebrada por el rector de la UCU, P. Julio Fernández Techera S.I., divididos en pequeños grupos los misioneros se dirigieron a nueve comunidades de la diócesis: San Cono y Nuestra Señora de Fátima, en la ciudad de San José, Ecilda Paullier, Rafael Perazza, Raigón, Villa Rodríguez, Capurro y, en Trinidad, en la parroquia Santísima Trinidad y capilla Nuestra Señora del Lujan. El vicerrector del Medio Universitario, P. Álvaro Pacheco S.I., participó como asesor de la comunidad que estuvo en Ecilda Paullier.

Este año los miembros de la Pastoral Juvenil de la diócesis se sumaron a la tarea misionera que enriquecieron la experiencia con su alegría y disposición.

La misión representa para muchos jóvenes de la Red una vivencia que enriquece su visión de la realidad local y aporta mayor conciencia de su responsabilidad como futuro profesional cristiano, comprometido con los valores del Evangelio.

Miqueas Castromán participó de la misión este año. Es estudiante de Dirección de Empresas de la UCU. “Hay algo que siempre me deja sorprendido en cada misión, yo le llamo la relación misionero–misionado. No es cierto que los misioneros solo dan y dan, que son superhéroes, que salvan y hacen felices para siempre las vidas de las comunidades que visitan. A veces toca dar palabras de aliento, un hombro sobre el que llorar, un abrazo cálido, la alegría de la semana, una nueva chispa que reanima la esperanza, tantas cosas tan sentidas y tan diferentes”, resalta.

Proveniente desde el Centro Manresa, en Córdoba, Laura Argüero también formó parte de la Misión San Francisco Javier en San José. “En esta misión San Francisco Javier nos sentimos llamados a ser como el apóstol Juan, juntándonos una y otra vez a hablar del Maestro. También pedimos la gracia de ser como Andrés, el apóstol que no pudo guardarse esta gran noticia, que sintió la necesidad de compartirlo con su hermano”, agregó.

El ciclo iniciado es de tres años consecutivos lo que permite crear un espacio a los misioneros para establecer una mayor continuidad de la labor y una profundidad de relación con las comunidades locales.

Facultad:

Bookmark and Share