El futuro del sistema previsional

Facultad de Ciencias Empresariales

El futuro del sistema previsional

Jueves, agosto 22, 2019

Quienes elaboran políticas públicas sobre el sistema previsional “consultan poco las opiniones de la población”, resalta Fernando López, académico especializado en sistemas de pensiones

“Ha sido una semana bien intensa”, es lo primero que dice Fernando López sobre su paso por la UCU durante la semana internacional que organiza Facultad de Ciencias Empresariales. Su visita empezó el martes con un taller para profesores del área contable y finanzas; más tarde dio una Open Lecture sobre los desafíos del sistema de pensiones chileno; su agenda siguió con una presentación sobre el desempeño de los fondos de pensión de Chile donde participaron profesores y estudiantes del Departamento de Ciencias Sociales; y la completó con reuniones con el decano Ignacio Bartesaghi y profesores investigadores y docentes del Departamento de Ciencias Sociales y el área de negocios.

Según López, en la UCU, “hay una vocación muy grande por la docencia y una preocupación por el estudiante”. “Esto es algo con lo que me siento identificado y la Universidad Alberto Hurtado, donde trabajo, esto es algo bien prioritario y eso fue una muy grata sorpresa”. Además, el académico resaltó que, en varios lugares los académicos suelen reunirse solo con personas de su disciplina. “Acá interactué con docentes de Contabilidad y Finanzas, con gente de Economía y con gente de Ciencias Políticas. Esto fue muy enriquecedor. Pudimos intercambiar experiencias sobre distintos temas que son de interés común para nuestra universidad”.

Fernando López dedica una parte importante de sus investigaciones al sistema previsional chileno. Un sistema particular, de capitalización individual, gestionado por privados y que presenta grandes desafíos por el envejecimiento de la población.

¿Qué desafíos presentan hoy los sistemas previsionales como el uruguayo y el chileno, a pesar de sus diferencias?

En los países emergentes, el principal problema de los sistemas de pensiones es que las características estructurales de nuestras economías no nos permiten pagar las pensiones que nos gustaría, tengan estos un mayor componente de reparto o capitalizaciòn individual.

Un segundo desafío tiene que ver con las percepciones ciudadanas respecto a los sistemas de jubilaciones y pensiones. Hay un conflicto latente en esta materia en el que, por ejemplo, para el caso uruguayo, los beneficios que se pagan hoy a los jubilados —dadas las proyecciones demográficas— hacen cada vez más difícil para el Estado cumplirlos, porque las jubilaciones se financian con las contribuciones de quienes aportan al sistema. El tema es que de aquí a un par de décadas van a ser cada vez menos los aportantes y más los jubilados. Entonces de dónde salen esos recursos. Puede haber más gasto fiscal y si quieres mantener el nivel de pensiones vas a tener que reducir el resto de las prestaciones sociales.

Abordar ese problema no tiene soluciones fáciles. Aumentar la edad de jubilación es tremendamente impopular, reducir los beneficios también, pero las cuentas no dan. En el caso chileno, que tenemos capitalización individual, dado la estructura de nuestro mercado, la gente cotiza por poco tiempo, por montos bajos y lo que se logra ahorrar y rentabilizar no permiten que las personas tengan las pensiones que les gustaría. Esto provoca tensiones en dos economías emergentes que tienen sistemas bastante distintos.

En resumen, cómo manejar las jubilaciones y cómo implementar ajustes en el cinturón es un desafío tremendo. En el caso chileno, como Estado, no está obligado a pagar pensiones, pero igual tienes una presión social para pagarlas porque hay un compromiso implícito con los mayores. Cómo manejar esta situación que es política, es tremendamente complejo. Es el terreno en el cual estamos navegando hoy.

¿Qué alternativas hay sobre la mesa para resolver este problema?

Las pensiones dependen de cuatro factores: cuánto ahorras, la capacidad que tiene el Estado de hacer aportes, de la rentabilidad de los ahorros y de cuánto tiempo tienes que financiar. Entonces, si quieres mejorar las pensiones tiene que mejorar el ahorro, reducir la informalidad, mejorar la rentabilidad y crecer. Todo eso es complejo y excede a lo que son las pensiones; tiene que ver con la estructura de la economía.

Lo más fácil, desde un punto de vista aritmético, sería aumentar la edad de jubilación. Porque los recursos que ya tienes los divides en menos tiempo y las pensiones suben inmediatamente. El problema es que esto es tremendamente impopular. La solución es compleja porque pasa por establecer un acuerdo social en un contexto en que la gente tiene bajos niveles de conocimiento previsional, y demanda cada vez más derechos. El consenso en Chile es que se tiene que ahorrar más.

Mientras que en Uruguay se aporta el 15%, en Chile solo se aporta el 10%. Sin embargo, en Uruguay el trabajador aporta 15% y el empleador 7,5% entonces ya hay un descuento cercano a la cuarta parte del sueldo para la seguridad social, y con sueldos bajos un trabajador puede considerar que no es suficiente para vivir. Entonces no hay soluciones fáciles en esta materia.

¿Qué trabajo se está haciendo desde la Academia para aportar al debate sobre el sistema?

Algo que estamos mirando en Chile es cómo lo estamos haciendo en materias de inversiones en los fondos de pensiones. En Chile existen cinco alternativas de inversión que se llaman A, B, C, D, E que son carteras de inversión que tienen más o menos riesgo, y lo que hacemos allí es mirar si los fondos de inversiones tienen rentabilidad por sobre o por debajo o en línea con lo que uno hubiese obtenido dado el nivel de riesgo de estas inversiones.

Entonces una de las cosas que se está mirando es cómo enfrentar el futuro que se viene de bajas rentabilidades y cómo podemos mejorar la gestión de las inversiones. En Chile otra de las cosas que se está mirando son seguros de longevidad. A diferencia de Uruguay donde tú te jubilas con una renta vitalicia, que es un monto fijo que crece según al ritmo de la tasa de salarios, en Chile existen los retiros programados donde tu pensión se recalcula todos los años y partes, al momento que te jubilas, con una pensión alta y esto va bajando progresivamente en la medida que vas des acumulando estos recursos. Entonces lo que ocurre es que hay un momento en que tu pensión llega a ser muy baja. Por eso los instrumentos que se está mirando son los seguros de longevidad. Cómo complementar las pensiones de las personas que viven más allá de cierta edad y que sus recursos no le alcanzan para una pensión de un nivel mínimo, allí está el desafío.

Algo que no se está mirando —y creo que es muy importante desde la perspectiva de la Academia— son las percepciones de las personas respecto al sistema de pensiones. En materia de administración, si la gente quiere que administre un actor privado o un actor del Estado. Cuáles son las visiones respecto a la solidaridad, a priori nadie va a estar en desacuerdo con los principios de la solidaridad involucra que tu recibes algo de otros, y es muy distinto cuando tú tienes que darle algo a otro. También cuando ese otro es alguien contemporáneo a tu generación o cuando es alguien de otra generación. Si solidaridad involucra dar $10 es distinto que si vas a dar $1.000 o $10.000.

Entre los estudiantes, ¿este es un tema que despierta interés?

Yo llegué a la universidad Alberto Hurtado en el año 2014 y, al igual que la Facultad de Ciencias Empresariales, el equipo investigador estaba recién comenzando y no había una cultura de investigación en los estudiantes. Cuando se les planteó el tema y se les mostró el sistema de pensiones y que nosotros podemos contribuir al debate mediante estudios y análisis, los estudiantes respondieron; varios de ellos estuvieron investigando y los resultados han contribuido con cifras a la discusión.

Creo que acá está en conversación la posibilidad de hacer un proyecto similar en la UCU con los profesores e involucrar estudiantes en una investigación que, tal vez, sea un primer paso en algo un poquito más ambicioso con estudiantes.

 

Facultad por Defecto: