El primer cabildo abierto de Montevideo

El primer cabildo abierto de Montevideo

Jueves, setiembre 28, 2017

En el Museo de Artes Decorativas se realizó una nueva conferencia del ciclo Jueves de Patrimonio

El tercer Jueves de Patrimonio del ciclo de conferencias del 2017 fue coorganizado por el Museo de Artes Decorativas. Su director, Fernando Loustaunau convocó a la Dra. Laura Malosetti, a la Prof. Elena Pareja y al Dr. Facundo Ponce de León para hablar de patrimonio en la ciudad portuaria de Montevideo, bajo el título de El primer cabildo abierto de Montevideo: 21 de setiembre de 1808 y sus consecuencias.


En la foto: El director del Museo de Artes Decorativas, Fernando Loustaunau, coorganizador de la actividad

En primer lugar, se hizo una visita guiada por el edificio que alberga el museo: el Palacio Taranco. La visita estuvo a cargo del museólogo Jorge Castrillón, quien relató con lujo de detalle los eventos que forjaron la historia del emblemático edificio. La travesía comenzó con la venida de Félix Ortiz de Taranco al Uruguay, alejado de España por sus padres para evitarle el servicio militar, que debía realizar por cumplir 16 años. En suelo uruguayo, trabajó para forjar riqueza, pero además la fortuna le sonrió al ganarse las simpatías de su empleador, quien le heredó su empresa. Así Félix Ortiz de Taranco se convirtió en uno de los más acaudalados importadores de bienes de calidad.


En la foto: Elena Pareja, Laura Malosetti, Facundo Ponce de León, Amalia Lejavitzer

A pesar de haber amasado una enorme fortuna, aún no era aceptado por la aristocracia local. Para conseguir esa ansiada aceptación, decidió hacerse de un hogar digno de impresionar a sus visitantes. La construcción comenzó en 1908, y su diseño se encargó a los afamados arquitectos franceses Charles-Louis Girault y Jules-Leon Chifflot. Los materiales, los decorados y las valiosas obras de arte que contiene fueron traídos directamente de Europa: mármoles de Carrara, cristales de Baccarat, pisos de roble francés, pinturas de Goya, Zuloaga y Sorolla, además de una imponente biblioteca.

La primera ponencia de la mesa redonda estuvo a cargo de Laura Malosetti, investigadora del Instituto de investigaciones sobre el Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de San Martín (Argentina). Destacó la importancia del patrimonio no solo como un pilar de la identidad colectiva, sino como un potencial de valor económico. Recordó que hay ciudades en Europa, como Venecia, que viven de su patrimonio, y donde el oficio de restaurador es de muy alta relevancia. Mencionó que el patrimonio es parte de esa relación que hay entre la historia y la memoria, en donde muchas veces se construyen y destruyen figuras, relatos, memorias. Hay una “memoria construida”. Finalizó haciendo énfasis en la importancia que, como sociedad, somos nosotros mismos los responsables de las decisiones sobre la memoria y patrimonio.

A continuación, la profesora Elena Pareja, integrante de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación, comenzó su ponencia recordando los factores que llevaron al Cabildo Abierto de 1808: la crisis de la monarquía española, la rivalidad portuaria con Buenos Aires y la expansión cada vez mayor de Montevideo por la Banda Oriental. Destacó el aporte de los intelectuales ilustrados de aquella época en cuanto a la construcción de la soberanía. En este sentido, mencionó el caso emblemático de Dámaso Antonio Larrañaga, quien sostenía que la ciudad debía acercarse a la modernidad, y entendía este término como sinónimo de autonomía, es decir, la capacidad de aquellos que son capaces de establecer un gobierno propio. Asimismo, figura clave fue el sacerdote José Manuel Pérez Castellano quien defendió el derecho de la ciudad a tener su Junta independiente. Para culminar, la profesora Pareja afirmó que todo este proceso independentista dentro de la ciudad fue posible gracias al puerto. El intercambio de valores culturales e intelectuales hicieron posible que aquel 21 de setiembre 1808 se constituyera en Montevideo el primer Cabildo Abierto, primera vez que se funda un gobierno autónomo en América del Sur.

La ponencia final estuvo a cargo de Facundo Ponce de León, investigador del Departamento de Formación Humanística de la Universidad Católica del Uruguay. Se preguntó cómo los uruguayos nos posicionamos frente al pasado, y aseguró que hay dos formas de hacerlo: una, desde el lugar de la melancolía; la otra, desde la nostalgia. Ambas son formas de mirar lo que fue, pero la nostalgia trae consigo una certeza de que ese tiempo pasado siempre fue mejor, lo que paraliza a quien recuerda, no dejando que avance. A partir del pensamiento de la filósofa Hannah Arendt, Ponce de León invitó a reflexionar sobre el hecho de que a las nuevas generaciones se les dejó este mundo como herencia, pero sin un testamento. Este, en su opinión, es el verdadero desafío para el cuidado del patrimonio, puesto que pone en evidencia la necesidad de volver a construir una tradición, y esta se construye a partir del arte de narrar. Aquí la imaginación se vuelve un recurso indispensable para volver a narrar, para construir tradición y para recuperar las historias memorables que constituyan el legado a las generaciones futuras.

El próximo Jueves de Patrimonio se llevará a cabo el 5 de octubre en el Observatorio Meteorológico y Complejo de Museos Colegio Pío.

Nota: Daniel Blanc | Fotos: Florencia Giménez

Facultad por Defecto: