Emprender en temporada

Facultad de Ciencias Empresariales

Emprender en temporada

Viernes, marzo 31, 2017

Agustín Kunica y Belén Reboledo cuentan sus vivencias de emprender durante la temporada de verano en Punta del Este

Agustín Kunica es estudiante avanzado de la Licenciatura en Negocios Internacionales e Integración. Nació en Argentina, pero vive en Uruguay hace muchos años. En visitas a sus amigos en Buenos Aires conoció “Chupitos” y le encantó: “es un bar diferente a los demás que conocía”, recuerda.

Belén Reboledo, es uruguaya y se graduó en Dirección de Empresas Turísticas. Conoció a Agustín en la UCU y, al tiempo, se ennoviaron. Él ya tenía la idea de poder instalar una franquicia de Chupitos en Uruguay, aunque en este caso, su rol no sería de cliente sino de empresario. En ese ínterin ambos se fueron de intercambio, ella a Vigo y él a Canadá.

Al regreso, Agustín se decidió al emprendimiento y contactó al dueño. Fue un proceso complejo pero finalmente, por recomendación de Belén, decidieron poner una local de Chupitos en Punta del Este: “definimos abrirlo allí porque es un lugar en el que veranean muchos argentinos y para ellos ya es una marca conocida”. Agustín agrega que el diferencial es la experiencia de probar los chupitos, para los que el bar ofrece 150 tragos diferentes con recetas que solamente conocen el barman y los dueños: “el chupito se toma frente a frente con el barman, pero aparte tenemos otras propuestas, vestimenta, gorros, varias mesas de beer pong, hasta una ruleta”. “El diferencial lo hace la experiencia que le ofrecés al cliente porque en los bares, el producto es básicamente el mismo”, afirma Belén.

En octubre comenzó la odisea. Buscar el lugar físico en el que instalarse. Una vez conseguido y cuando ya faltaba poco tiempo para el inicio de la temporada surgió un imprevisto, el dueño del local decidió firmar con otro cliente y ellos tuvieron que volver a buscar otro espacio, con poco tiempo. Este fue uno de los tantos desafíos que se les planteó en la primera temporada de su primer emprendimiento.

“Tuvimos que conocer a los proveedores, al público, pero también a nosotros y nuestra manera de trabajar”, destaca Agustín. Mirándolo hoy, en retrospectiva, Belén considera que superar esas adversidades fue “un logro” que se hizo “más disfrutable por estar los dos juntos”.

Durante la temporada aprendieron más del rubro y también hicieron ajustes en el plan original: en enero el bar “explotaba de gente” pero repentinamente, en febrero bajó la afluencia de público, así como de turistas, hasta semana de Carnaval: “no estábamos preparados para toda esa gente y fue fundamental que viniera nuestra familia a ayudarnos”, recuerdan. Al comenzar abrían en dos turnos, tarde y noche, pero luego definieron enfocarse en la noche. La apertura del público también variaba según su nacionalidad: “en Chupitos es fundamental probar cosas nuevas y para eso los argentinos son más arriesgados”, cuenta Agustín. Por lo que durante febrero, cuando predominaban los uruguayos, organizaron fiestas y cumpleaños para atraer más público local.

Ahora tienen pensado abrir los fines de semana de marzo y durante toda la Semana Santa, para luego definir cómo seguirán durante el año. Lo que sí es un hecho es que en el verano de 2018, estarán nuevamente al frente de Chupitos: “fue una gran experiencia, que implica mucho trabajo y te consume horas del día, pero que también disfruté porque lo que me gustó como cliente lo terminé haciendo como empresario”, cierra Agustín.

Facultad por Defecto:

Events Calendar