Facilitar el trabajo a las pyme

Facultad de Ingeniería y Tecnologías

Facilitar el trabajo a las pyme
Lunes, mayo 30, 2016

#EmprendedoresUCU


Flokzu, una solución “en la nube” que permite organizar y automatizar flujos de trabajo y procesos de negocios en minutos 

Cada vez que hay que rendir gastos, recibir y gestionar quejas, o revisar y formar contratos, los integrantes de las organizaciones se sumergen en una infinidad de correos electrónicos y planillas. Se trata de un problema común en muchas organizaciones, particularmente las pyme. Flokzu es una aplicación en la nube que permite a las organizaciones medianas y pequeñas, así como a equipos de trabajo, acceder a tecnología que hasta ahora les era prohibitiva, para organizar y automatizar sus flujos de trabajo y procesos en pocos minutos. Las organizaciones y personas pueden probarlo gratuitamente y, en caso de que sea adecuado a las necesidades, comienzan a pagar por el servicio. 


En la foto: Cristian Mastrantono, Juan José Moreno y Marcelo Sosa

Juan José Moreno, Marcelo Sosa y Cristian Mastrantono son colegas en INTEGRADOC un software que, basado en tecnología de Gestión de Procesos de Negocios (conocida como “BPM”), brinda desde hace más de diez años soluciones a grandes organizaciones que quieren incrementar su eficiencia mediante la gestión de sus proceso de negocios documentales. Con reconocimientos nacionales e internacionales, el producto les permitió desarrollar un profundo conocimiento del mercado y sus necesidades en el marco de esta disciplina. Fue durante un curso en la Maestría en Gerencia de Tecnologías de la Información que a Marcelo Sosa le surgió la idea de Flokzu.

Actualmente Flokzu cuenta con siete profesionales de áreas informáticas y de comunicación y está presente en más de sesenta y cinco países, con 1200 organizaciones suscritas: “Casi el 70% de las empresas que se han suscripto son latinoamericanas, con gran presencia en Colombia, México y Ecuador”, afirma Mastrantono. El conocimiento y la relación entre los tres emprendedores se evidencian en cada instante, lo que seguramente influyó para el desarrollo y éxito de esta propuesta.

El proyecto

Flokzu permite a las organizaciones modelar y automatizar un proceso de forma simple y accesible a la vez de ponerlo a funcionar de manera rápida. “La premisa de trabajo es que sea el propio cliente el que pueda suscribirse al producto y que en pocos minutos pueda empezar a usarlo y configurar sus procesos. Para ello lo ayudamos por medio de diferentes herramientas: una biblioteca de procesos reutilizables, videos, infografías, un manual y soporte en línea”.

Los emprendedores

Marcelo Sosa fue quien trajo la idea inicial. Él es Ingeniero en Computación por la Universidad de la República y cursó la Maestría en Gerencia de Tecnologías de la Información en la UCU. Aparte es actualmente el CEO de INTEGRADOC. Juan José Moreno es Ingeniero en Informática por la UCU, tiene un MBA por la IEEM de la Universidad de Montevideo, además de un PhD por la Universidad de Salamanca. Es socio fundador de INTEGRADOC, aparte de CEO de Flokzu. Cristian Mastrantono es Ingeniero en Informática por la UCU y es el experto técnico, el gerente de producto. Se encarga del equipo de desarrollo del software y de garantizar que el producto sea de clase mundial empleando las últimas tecnologías disponibles.

El origen

En un curso de la Maestría en Gerencia de Tecnologías de la Información se introdujo el modelo de negocios freemium, que implica que se crea un producto que se comienza a utilizar gratuitamente por un tiempo. “En caso que el cliente quede conforme, para continuar usándolo tiene que pagar”. En base a ese modelo, Marcelo pensó en un servicio freemium para INTEGRADOC, con el objetivo que llegara a más gente a través de la web.

Con la idea en mente, Marcelo se reunió con Juan y Cristian. Trabajaron durante un mes para investigar en base a las tecnologías disponibles y definir el producto, y vieron que el camino a seguir era otro, ya que si bien podían reutilizar el conocimiento adquirido de la experiencia de INTEGRADOC, no podían utilizar el código.

El giro

“Tras esa reunión y el trabajo de investigación nos dimos cuenta que había que empezar algo de ´cero´. Surgió una nueva Spinoff que tomó vida propia y es hoy Flokzu”, recuerda Marcelo, ya que querían “llegar a un público más masivo, de pequeñas y medianas empresas y así abarcar todo el espectro de clientes”, señala Sosa en relación al giro de la idea inicial.

“Cuando cambia el cliente, cambia el producto. El cliente de Flokzu es diferente al de INTEGRADOC, tiene necesidades diferentes y por ellos nos comunicamos y establecemos otro tipo de relación, desde el punto de vista personal, comercial y técnico”, afirma Moreno.

El nombre

Una vez que estuvo la idea y se dio el giro hacia lo que el producto es hoy, llegó el momento de definir el nombre, que “surgió de varias iteraciones de tormentas de ideas. Encontramos un concepto que queríamos transmitir: flow y en base a eso jugamos con palabras y, como queríamos un nombre corto, fácil de pronunciar, con dominio .com disponible surgió Flokzu”, recuerda Marcelo.

El nombre además cumplía con otro requisito: no tener ningún significado o connotación negativa en lenguas como inglés, español, portugués y francés. 

Emprender

De su experiencia como emprendedores y como empleados de emprendimientos los tres coinciden en que emprender significa tomar una iniciativa y arriesgarse por lo que uno cree. “Una vez que se adopta la idea y se toma la decisión de desarrollarla, es fundamental dedicarse a ella completamente, con pasión e inteligencia y darle para adelante en lo que uno confía que es bueno”, subraya Cristian.

__________________________________________________________________________________________________

En una idea

Emprendedor = adrenalina
Emprender en Uruguay = desafío
Internacionalización = imprescindible
La idea = importante, pero nada sin la ejecución
Flokzu = el futuro de miles de Pyme
Futuro = lo construimos
__________________________________________________________________________________________________


Nota Matías Gómez Balarini // Fotos Josefina Cuneo

Bookmark and Share