Hacer algo por el otro de forma profesional

Hacer algo por el otro de forma profesional

Jueves, febrero 15, 2018

#historiasUCU

Lucía Shaw realiza el acompañamiento y seguimiento socio-educativo y familiar de adolescentes en un Centro Juvenil

Lucía recuerda que desde chica tenía la vocación de hacer algo por los demás: “si bien nunca había hecho voluntariado fui a un colegio católico del interior que tenía un club de niños a través de un convenio con el INAU. Había niños de distintos ámbitos, de distintos niveles socioeconómicos y eso me llevó a encontrarme con otras realidades a las que yo nunca había tenido acceso”.

La carrera de Trabajo Social le permitió seguir esa vocación de servicio, pero de manera profesional. Desde hace un año y medio trabaja en el Centro Juvenil de Fe y Alegría, en Las Piedras. Allí concurren unos 80 adolescentes de entre 12 y 18 años para participar de distintos talleres y clases apoyo para sus estudios, que brindan varios educadores.

La tarea de Lucía consiste en el acompañamiento y el seguimiento socio-educativo y familiar de los adolescentes. “Este centro juvenil tiene como objetivo que los chiquilines no abandonen el sistema educativo formal y que adquieran ciertas habilidades sociales para su vida y su futuro”, señaló. Su rol no está en el aula, sino en torno a la comunidad y a las familias: “tengo a cargo un taller para referentes familiares en donde trabajamos sobre cómo acompañar a los adolescentes en su trayectoria educativa, en eso creemos que es muy importante involucrar a las familias, siempre las convocamos y tratamos de hacer un trabajo muy de cerca con ellas y con las instituciones educativas formales a los que los adolescentes asisten”.

Contó que lo que más le gusta de su trabajo es compartir las tardes con los adolescentes y agregó: “es muy gratificante, todos los logros que ellos tienen nosotros los sentimos como propios siempre; es así”. También destacó el equipo de trabajo: “es un muy buen equipo, tenemos plena confianza los unos con los otros, estamos todos unidos con un objetivo común”.

Luego que se graduó en Trabajo Social, Lucía decidió comenzar Psicología; en 2018 cursará cuarto año. “Me di cuenta que necesitaba más herramientas sobre el comportamiento humano y entender algunos fenómenos que desde la Psicología los podía abordar con mayor profundidad”.

Ambas carreras le han dado herramientas fundamentales para desempeñar su trabajo profesional, por ejemplo, el trabajo en equipo; “al ser grupos chicos siempre trabajamos en equipo y eso también me ha servido para interactuar, a nivel profesional, con personas con diferentes habilidades y diferentes formas de hacer las cosas; te permite tener la flexibilidad suficiente como para aceptar otros puntos de vista”, resaltó. También la carrera de Trabajo Social le brindó instrumentos para planificar y evaluar actividades, cosa que aplica en el día a día en el Centro Juvenil.

Sobre la relevancia que tienen hoy en día las organizaciones sociales que trabajan con adolescentes, Lucía consideró que “en algunos aspectos la educación formal está fallando un poco, entonces nosotros somos como un pilar importante para lograr que los adolescentes de sectores vulnerables puedan continuar en el sistema educativo formal, y la verdad es que se ven cambios en los chiquilines, año a año se ven avances, hemos tenido adolescentes que ha egresado y que actualmente van a la Universidad. Entonces eso es muy gratificante para todos nosotros”.

 

Facultad por Defecto:

Events Calendar