Intercambio, aprendizajes y extensión

Intercambio, aprendizajes y extensión

Viernes, junio 24, 2016

Fanático de la Celeste, Josa Bantzer cuenta su experiencia en proyectos de Extensión Universitaria

Josa Bantzer, oriundo de Seattle, es uno de los 48 estudiantes internacionales de intercambio que participaron en los proyectos que cada año propone el Sector de Extensión y servicio a la Comunidad de la Vicerrectoría del Medio Universitario. Josa cursa Ciencias Medioambientales y Español en la Western Washington University (en Bellingham, estado de Washington, Estados Unidos). Este es su tercer año universitario. El próximo mes de julio, Josa regresa a su país de origen tras un año en Montevideo. 

¿Cómo surgió la posibilidad de venir a Uruguay? ¿Por qué Uruguay?

Recuerdo que un día, en mi época del colegio, cenando en casa con mi familia, mi padre comentó que Uruguay era un país con un buen nivel de vida, con un estilo “europeo”. Mi padre es alemán y eso al parecer le llamó la atención. Esa creo que fue la primera vez que pensé en este país. Posteriormente Uruguay me llamó la atención en 2010. Me gusta el fútbol y la Celeste hizo un papel extraordinario en la Copa del Mundo. Forlán estuvo impresionante. Eran mi equipo mi favorito, quería que ganaran. 

Cuando empecé en la universidad vi cuales eran las opciones de cursar un año en el exterior. Hacía tiempo que quería tener una experiencia como estudiante de intercambio, y quería venir a esta parte del mundo, incluso aunque eso supusiera no poder cursar una de mis carreras. Como mi universidad no tenía convenio con Uruguay, me puse en contacto con ISEP, una institución que tiene acuerdos con universidades en todo el mundo, y la Universidad Católica del Uruguay era la única de este país que tenía acuerdos con ellos.

¿Cómo fueron los primeros meses?

Llegué en julio de 2015 para un año académico. Conocía muy poco de Uruguay. Desde el principio tuve la impresión de estar en lugar diferente a mi ciudad natal. La gente me pareció abierta, contenta de conocerte, interesada cuando dices que vienes de Estados Unidos. Con la mayoría de la gente, muy bien. Al principio viví en el barrio Cordón y ahora estoy en Pocitos.

¿Qué te pareció Montevideo?

Estoy acostumbrado a una ciudad pequeña, mi ciudad tiene 75.000 habitantes. Montevideo es una ciudad grande, pero la puedes recorrer a pie. Casi siempre voy andando. Me pasó muchas veces que algunas personas que conocía conocían a su vez a otras, y esto es algo que te pasa en una ciudad pequeña. Me pareció muy bonito el Palacio Legislativo. En mi tiempo libre me gustaba ir al Parque Rodó, salir a correr por la rambla; también jugué a futbol cinco. Muy difícil jugar contra uruguayos, conocen el fútbol como pocos. 

¿Y la universidad? 

Mi universidad es más grande, con un campus más verde. Este es un campus más urbano. 

A lo largo de este año has participado en dos proyectos de Extensión Universitaria. ¿Por qué te involucraste en experiencias de trabajo comunitario? ¿En qué consistieron?

Una de las cosas que quería hacer era salir de la zona de confort, es decir, hacer cosas que no sabía si sabría hacer o no. Intentar cosas nuevas.

En el primer semestre trabajé en un grupo, con estudiantes españoles y norteamericanos, con diez chicos y chicas del centro la Esperanza, en Aeroparque. Es un club al que los niños van por la mañana antes de ir a clase. Definíamos la visita, las actividades, con objetivos y un plan claro. Era un enfoque parecido a una clase, todo estaba muy organizado. Trabajamos los sentidos y la comunicación con los niños. Nuestra visita era siempre muy bien recibida, hacíamos actividades lúdicas y formativas con ellos. Me gustó la experiencia con gente de otros países, españoles y norteamericanos. También me gusto que fue en Aeroparque, a las afueras de la ciudad. Eso me permitió ver otra realidad del país. 

En el segundo semestre me incorporé a un grupo que realizaba actividades en el centro Unidos, en Villa Española. Íbamos los lunes y trabajábamos actividades de recreación con todos los chicos y chicas. Pensaba que al ser algo lúdico sería fácil, pero tener que organizar todo, captar su atención, resultó más duro de lo que pensaba. Integrábamos el grupo yo, una chica francesa y un español. 

¿Por qué crees que la experiencia ha merecido la pena?

Trabajar con chicos, en primer lugar, ha sido muy valioso. Creo que trabajar con chicos con mucha energía no es fácil. Conseguir que te escuchen, con un enfoque más de profesor. Ahora valoro mucho más el papel de los profesores. Eso sin duda. Estoy muy agradecido a todos aquellos que hacen este trabajo. Es duro, es estresante, desarrollas tu paciencia. Casi siempre hay alguna pequeña pelea o algo… desarrollas aptitudes, mediación, por ejemplo.

Además de las actividades de Extensión, has participado en una actividad en la Facultad de Ingeniería y Tecnologías, ¿verdad?

Sí, he podido dar mi tiempo libre en una technical communication skills class en la Facultad de Ingeniería y Tecnologías, con veinte estudiantes de último año. La idea es utilizar inglés profesional, inglés que se usa en una presentación, por ejemplo. Los estudiantes son divertidos e intentan mejorar su inglés.

¿Con qué te quedas de este año?

Bueno son muchas cosas. Ahora tengo la sensación de manejar bien el idioma, aunque mejor entendiendo que hablando. Tengo la impresión de haber hecho amistades para toda la vida. Un amigo me llevó a Punta del Este, su familia me acogió, fuimos juntos a Brasil. De los uruguayos he aprendido como ser abierto a la gente y ser un buen anfitrión con alguien que viene a visitarme. También he hecho amigos internacionales. Hicimos un grupo muy bueno con unos norteamericanos y españoles, de Barcelona. Viajamos al interior del país, a Piriápolis, a Buenos Aires también. 

¿Tienes la impresión de que eres una persona distinta a la que llegó?

Sí. Creo que me he dado cuenta de lo que quiero, de lo que me gusta hacer. Me conozco mejor. Sé que me gusta hacer y que no me gusta hacer. A cualquier estudiante que tenga la oportunidad de tener una experiencia de intercambio, se la recomiendo absolutamente.

Entrevista: Nicolás Dorronsoro

 

Facultad por Defecto: