La UCU tiene nueva doctora en Psicología

Facultad de Ciencias de la Salud

La UCU tiene nueva doctora en Psicología
Martes, junio 25, 2019

Tania Palacio se convirtió, en mayo, en la quinta doctora de la Universidad Católica

El 20 de mayo, Tania Palacio se convirtió en la quinta doctora en Psicología de la Universidad Católica. Frente a un tribunal integrado por la Dra. Concepción López Soler (Universidad de Murcia, España), el Dr. Juan José Dapueto Prieto (Departamento de Psicología Médica, Facultad de Medicina, Universidad de la República) y la Dra. Lilián R. Daset (Departamento de Psicología Clínica y de la Salud, UCU) Tania defendió su tesis doctoral Sintomatología psicopatológica y rasgos de personalidad: su vínculo con la adherencia terapéutica de pacientes sometidos a procedimientos de revascularización miocárdica.

El objetivo principal de su trabajo fue analizar algunos factores psicosociales que puedan incidir en la adherencia a los tratamientos indicados luego de una intervención de revasculización miocárdica (cirugía y angioplastia), que financia el Fondo Nacional de Recursos.

Según Tania, muchos pacientes que pasan por esos procedimientos no siguen las indicaciones postoperatorias, lo que conlleva a que disminuya su calidad de vida y a la necesidad de una reintervención, con los costos que ello supone. De allí surgen los Programas de Prevención Secundaria para “darles a los pacientes una asistencia más pautada, para acompañarlos en hacer estos cambios que precisan a partir de la intervención”. Las cuatro indicaciones básicas que se les da a los pacientes son: que tomen la medicación, que tenga una alimentación saludable, que realice ejercicio físico y que no fumen. Según Tania la adhesión a la medicación es muy buena y a la cesación de tabaquismo buena, pero no así para ejercicio físico y alimentación saludable.

La investigación que realizó Tania es un aporte desde la piscología y, desde esa visión, la intención es brindar información y herramientas para que los pacientes realicen los tratamientos. El trabajo se realizó con 203 pacientes a través de una técnica de screening psicopatológico; lo que se buscó fue identificar factores como ansiedad y depresión, entre otros. “Ahí lo que vimos es que en realidad hay una presencia más fuerte de síntomas en salud mental en pacientes que pasaron por procedimientos de revascularización miocárdica que en la población general. Por ejemplo, se estima que un 5% de la población sufre depresión y en esta muestra un 18% reportó tener algún elemento depresivo”, explicó. Y agregó: “Muchas veces se solapan los síntomas de depresión porque se somatiza mucho, al paciente le duele el cuerpo, le duele la cabeza, tiene problemas de sueño, que en realidad es más una manifestación de la depresión en sí misma y no tanto de la rehabilitación”.

Además, se estudió lo que se denomina la psicoreactividad “que es una sensibilidad a todo lo que tiene que ver con lo interpersonal, con los otros, o con uno mismo, con la manera de presentarse y de autoobservarse”. Tania lo contó así: “Esto también apareció alto. Es como un paragua de malestar funcional. La persona no está bien, no puede descansar bien y se hacen preguntas existenciales”.

El análisis de los datos, a través de ecuaciones estructurales, “mostró que hay una relación inversa entre la sintomatología psicopatológica y la adherencia, es decir, a mayor elementos psicopatológicos menor adherencia al programa”. Y continúo: “Pero en esa relación también juega todo lo que es salud física, a mayor salud física mayor adherencia, y la salud física y la sintomatología psicopatológica también tienen una relación inversa”.

A partir de los resultados de esta investigación, Tania considera que se puede repensar cómo se trabaja con el equipo de salud para que este esté atento a toda esta sintomatología y a que no dé nada por supuesto.

Bookmark and Share