Las claves del conflicto en Siria

Las claves del conflicto en Siria

Miércoles, setiembre 19, 2018

Expertos analizaron los ganadores y perdedores, actores y sectarismo del conflicto sirio

Con el objetivo de brindar un repaso y actualización de la coyuntura en la región de Oriente Medio en general y sobre el conflicto en Siria, en particular, se llevaron a cabo las jornadas sobre “Las claves del conflicto en Siria: actores y sectarismo” y “Ganadores y perdedores en el conflicto. ¿Qué sucede con el yihadismo internacional?”.


En la foto: Susana Mangana y Sergio Jalil

Durante las dos sesiones se abordaron las causas del surgimiento de la revuelta en Siria, cómo fue mutando de protesta pacífica de la sociedad civil a un conflicto bélico con tres dimensiones muy marcadas; el plano doméstico, regional y el internacional.

También se abordaron los principales actores intervinientes en dicho conflicto para explicar los intereses geoestratégicos que persiguen naciones como Irán o Arabia Saudita, enfrentados por razones de rivalidad histórica y por el liderazgo de la comunidad musulmana mundial que asciende a 1.730 millones de fieles.


En la foto: Paulo Botta e Ignacio Álvarez Osorio

Asimismo, se analizó la problemática de los refugiados, sus múltiples derivaciones y la situación interna de Siria para describir la dificultad a la que se enfrentan aquellos que desean emprender el regreso a Siria. Por otro lado se explicó el fenómeno conocido como yihadismo, sus implicancias a nivel internacional y en especial para Europa y Latinoamérica.

El conflicto en Siria ha estado protagonizado, por un lado por el gobierno sirio, dirigido desde el año 2000 por Bashar Al Asad y el clan Asad y los antiguos colaboradores de su padre, Hafez Al Asad, y por otro por la oposición, siempre frágil y fragmentada, cuyo máximo exponente, o al menos más visible en estos años, ha sido el Ejército Libre de Siria, compuesto por desertores de las Fuerzas Armadas regulares de dicho país y ciudadanos que se sumaron a las protestas y reivindicaciones populares.

Luego hay un abanico de milicias armadas y formadas en el exterior que responden a una filosofía salafista, por tanto rigorista y extremista y que fueron mutando a lo largo del conflicto. También están allí los kurdos, más de dos millones de personas que habitan en el norte de Siria, frontera con Turquía donde combatieron al grupo Estado Islámico y liberaron la icónica ciudad de Kobane en 2014-2015.

A este contexto es importante agregar las monarquías del Golfo encabezadas por el reino de Arabia Saudita y secundadas por Emiratos árabes Unidos que al igual que Turquía hubieran preferido ver que se desalojaba del poder a Al Asad y que fueron aceptando a regañadientes que finalmente continúe en el gobierno a cambio de otras concesiones de parte de las grandes potencias involucradas en este conflicto como son Estados Unidos, Rusia y la Unión Europea.

Durante las jornadas expusieron Ignacio Alvarez Ossorio de Universidad de Alicante España, Sergio Jalil director de CELIBAL (Centro de Estudios Libaneses para América Latina) Paulo Botta de la Universidad Católica Argentina, y Susana Mangana, directora de la Cátedra de Islam de la UCU. Todos ellos coincidieron en que tácticamente el régimen de Al Asad ha ganado la guerra, se trata de una victoria pírrica ya que es elevadísimo el volumen de pérdidas tanto de personas como de pérdidas en términos de edificios, desde viviendas hasta hospitales y escuelas, redes de saneamiento, electricidad y lo que ello supone para el desafío de reconstruir el país.

Otro de los perdedores es el propio pueblo sirio, más de 14 millones de personas han debido abandonar sus hogares convirtiéndose así en desplazados forzosos internos y refugiados. En la actualidad tres millones de ciudadanos sirios permanecen en la ciudad y alrededores de Idlib, último bastión rebelde en el que se podría tener una ofensiva por parte del régimen sirio para arrebatar a los rebeldes y extremistas dicha ciudad. Esto hace temer un final catastrófico para cientos de miles de civiles indefensos.

El otro gran perdedor en este conflicto ha sido la agencia de Naciones Unidas que no logró la aprobación de una intervención militar a tiempo para salvar vidas debido sobre todo al veto sistemático de Rusia acompañado por China, lo que refuerza una vez más el sentimiento de buena parte de la comunidad internacional de que urge una reforma del sistema de ONU para que pueda luchar más efectivamente contra estos conflictos que ocasionan tanto sufrimiento y dolor a millones de seres humanos.

Las jornadas se realizaron el 13 y 14 de setiembre en el Aula Magna de la UCU y fueron organizadas por el Instituto de Sociedad y Religión del Departamento de Humanidades.

Fotos: Matías Nobelasco

Facultad:

Facultad por Defecto: