Lograr empatía con el paciente

Lograr empatía con el paciente
Jueves, agosto 23, 2018

#historiasUCU

Laura Besenzoni es graduada de Odontología y realizó el Postgrado de Especialización en Gestión de Servicios de Salud

En 2006 se graduó en Odontología y desde ahí no paró de trabajar. Ahora se desempeña en el Servicio de Odontología del SMI y en The Dental Boutique, un consultorio privado que tiene con otras tres socias en el corazón de Carrasco.

Para Laura “la empatía con el paciente” es el diferencial en la atención: “ponerse en lugar del otro y que su pasaje por el consultorio, por una cirugía, sea lo menos traumática posible”. Ese es el desafío que se plantea en el día a día, sin importar si está en su consultorio privado, en una mutualista o en un hospital público. “Para mí todas las personas son iguales y yo trabajo de la misma forma, con la misma calidad. Uno tiene que tener la cintura como para estar cómodo en todos lados y poder dar lo mejor”.

Laura es una apasionada de su profesión. Durante sus años como estudiante recuerda cómo descubría y se enamoraba cada vez más de la odontología cuando avanzaba en la carrera. “Para mí fue buenísimo que desde el primer año ya aprendíamos a manejarnos en una clínica, la parte de bioseguridad, la vinculación con el paciente para llegar al tratamiento y la prevención”.

A medida que avanzó en la carrera, se inclinó más hacia el área quirúrgica. Ya unos años antes de recibirse tuvo la oportunidad de formar parte del equipo de cirugía maxilofacial de un hospital público y “descubrí que me encanta la cirugía”.

Apenas se recibió, hizo el Postgrado en Cirugía y Rehabilitación sobre Implantes Óseo Integrados y a partir de ahí se dedicó a la parte asistencial; desde el 2006 se integró al SMI donde ha pasado por varias posiciones. Actualmente tiene dos policlínicas: una de cirugía y otra de implantes. A nivel privado, coloca implantes, hace rehabilitación sobre implantes, odontología general en adultos y rehabilitación. 

“Para mí una de las cosas más claras y más valiosas que me dejó la carrera es la importancia de trabajar en un equipo multidisciplinario. Una persona es tan compleja que uno no puede tener la soberbia creer que le puede resolverle todo el problema. Una persona tiene el derecho a ser tratada por varios profesionales; por algo existen las especialidades”. La salud bucal es importante pero es una parte de la salud de la persona.

Para Laura en la odontología hay una tendencia a trabajar en consultorios multidisciplinarios, “es decir hay más de una especialidad, hay más de un odontólogo, están los asistentes y  los administrativos”. Por otro lado, su experiencia en la mutualista con un grupo de trabajo de 120 personas y un volumen muy grande de pacientes, le despertó el interés por conocer cómo se manejan ese tipo de estructuras. Fue así que decidió hacer el Postgrado de Especialización en Gestión de Servicios de Salud, que dicta la Facultad de Enfermería y Tecnologías de la Salud de la UCU. “Me gustó mucho el postgrado, me amplió muchísimo la visión. Me dio herramientas para manejar el alto volumen de personas trabajando con distintos perfiles, eso me sirvió como para, sin querer, mediar en algunas situaciones y para explicar a las personas el porqué de algunas decisiones de las empresas grandes”.

Más allá de los aspectos técnicos para una buena atención y de las herramientas de gestión que obtuvo en el postgrado, Laura destaca el aspecto humano de la profesión. Contó que “a veces los pacientes vienen con regalos, pero no es por lo que yo les hice, sino por cómo los traté. Lo que yo les hice se lo puede hacer cualquier otro colega”. Y agregó: “con mis compañeros de generación seguimos todos en contacto y es algo que es recurrente: los pacientes están contentos con nuestro trato. Seguramente tuvo algo que ver la formación en la Facultad”.

 

Facultad:

Bookmark and Share