Para que no abandonen el liceo

Para que no abandonen el liceo
Miércoles, setiembre 10, 2014

Como parte de su intercambio académico en UCU, la española Ana Lorca trabajó en un proyecto de extensión en el Aula Comunitaria del Instituto del Hombre (IDH), en el barrio Paso de la Arena. Este espacio busca motivar la integración de adolescentes al  sistema educativo formal.

Ana Lorca, estudiante de la Universidad de Murcia, se vinculó a UCU a través de una beca de intercambio académico “ILA Santander” para estudiantes españoles y llegó para estudiar el último semestre del cuarto año de Educación Inicial.

Una vez instalada en Montevideo, decidió conocer a fondo la realidad del país, por lo que se inscribió en el Programa de Extensión de la Vicerrectoria del Medio Universitario. Desde allí le ofrecieron colaborar con el proyecto de Aulas Comunitarias, que consiste en el trabajo con adolescentes que no logran integrarse al  sistema educativo en su paso de primaria a secundaria. Según cuenta Ana, no existe nada igual en España.

La propuesta de Ana apuntó a trabajar aspectos como la autoestima, la creatividad, el trabajo en equipo y el compromiso. Por ello, Ana y su compañero de equipo, planificaron  un taller de animación mediante la técnica audiovisual del stop-motion. Cada grupo se ocuparía de crear desde el inicio su propia historia, diseñarla, construir los materiales necesarios, realizar las fotografías, editar el vídeo, añadir audio y seleccionar música de fondo. Así finalmente resultaron tres cortometrajes realizados por los estudiantes.

“Ha sido una experiencia de aprendizaje mutuo: no sólo han aprendido los chicos y las chicas, sino también nosotros. Para mí, plantarme en medio de la sala con 15 jóvenes a los que tener que motivar y entusiasmar con un proyecto me ha supuesto re-pensarme como maestra cada día: ajustar mi lenguaje, el tono con el que dirigirme a ellos, preguntar e investigar mucho sobre cómo llegarles mejor”, cuenta Ana sobre su experiencia en Paso de la Arena. Su mayor desafío fue posiblemente enfrentarse “en cada sesión a ese grupo de chicos uruguayos adolescentes, ponerme delante de ellos e intentar conectar con ellos. Establecer un vínculo fue mi mayor reto porque además eran pocos los referentes que teníamos en común, incluso el uso de la lengua era diferente”.


Fotos: Gentileza Ana Lorca

 

Bookmark and Share