Patrimonio Cultural e identidad

Departamento de Comunicación

Patrimonio Cultural e identidad

Lunes, marzo 25, 2019

Comenzó el ciclo de conferencias en Patrimonio Cultural del 2019

El martes 19, el miércoles 20 y el jueves 21 de marzo se realizaron las Jornadas en Patrimonio Cultural e identidad: Saberes y sabores. A los largo de tres días, en dos sedes distintas, 13 ponentes, dos conferencistas y dos profesores invitados provenientes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se habló acerca de productos emblemáticos para la identidad cultural tanto de Mesoamérica como de Uruguay, y de la importancia de visibilizarlos como parte de nuestro patrimonio cultural: el maíz y el cacao, el vino y sus prácticas de consumo, el mate, los frutos nativos y otros productos del patrimonio gastronómico uruguayo. También se hizo énfasis en los paisajes culturales asociados a la alimentación como los viñedos, los olivares o los palmares de Rocha, por ejemplo.

La primera mesa se realizó en la Sala Bauzá de la UCU, bajo el nombre de Paisajes sensoriales: un patrimonio de los sentidos, en ella participaron la Dra. Amalia Lejavitzer (coordinadora de Patrimonio Cultural UCU), el Dr. William Rey y el Dr. Daniel Rinaldi. Amalia Lejavitzer hizo un breve resumen de los proyectos pasados, de la historia de los Jueves de Patrimonio y del nuevo proyecto en desarrollo junto a la UNAM y el Museo Histórico Cabildo. Este proyecto busca entender el patrimonio desde la perspectiva del paisaje cultural, concepto que, a juicio de la coordinadora, resulta un espacio privilegiado de encuentro entre la materialidad y lo intangible del patrimonio, puesto que permite articular esas dos dimensiones, muchas veces consideradas antitéticas. En especial los paisajes vinculados con la alimentación (como olivares, viñedos, arrozales, palmares, etc.) reúnen saberes asociados al medioambiente, a las técnicas, a la ritualidad, a los usos sociales y prácticas ancestrales; asimismo, estos paisajes evocan sabores, olores, texturas, colores, sonidos que han quedado fijados como recuerdo en la memoria.


En la foto: Amalia Lejavitzer, Daniel Rinaldi, William Rey

William Rey destacó la importancia de la ganadería como determinante del paisaje uruguayo, ya que este mercado produjo los mayores cambios tecnológicos y económicos del país, asimismo destacó la inclusión del Frigorífico Anglo de Fray Bentos como el primer paisaje de la alimentación relacionado con la industria cárnica en la lista del patrimonio mundial. Daniel Rinaldi presentó la ponencia Felipe Parra en los comedores montevideanos, donde analizó las naturalezas muertas de Parra muy valoradas en su época, por su técnica compositiva y por la peculiaridad de que representan una sola especie de comida o de animales.

En la foto: Titina Núñez y Estela de Frutos

La primera Jornada concluyó con la conferencia de la ingeniera agrónoma Estela de Frutos, máxima embajadora del vino Tannat en el mundo, quien presentó la historia de este vino, su importancia como elemento representativo de la identidad uruguaya, no solo en materia de vinos, y la trascendencia de su creador Pascual Harriague, para la vitivinicultura en Uruguay. El Tannat, cuya producción fue iniciada por Harriague en 1870, actualmente está próximo a las mil medallas, y es un vino difundido desde Uruguay al mundo. Por último, Titina Núñez cerró la mesa de conferencias hablando del paisaje y de su protección, en especial en lo referido a la preservación de viñedos históricos. También refirió que el Tannat se ha convertido en una necesidad económica y de identidad para la industria nacional de vino, pues representa un producto excepcional, asociado al territorio, que implica encontrar algo que no hay en otro lugar.


En la foto: Andrés Azpiroz y Rosana Carrete

El segundo día la Jornada se desarrolló en el Museo Histórico Cabildo. Allí participaron la directora del museo, Rosana Carrete; Tomás Pérez Suárez, coordinador del Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, presentó El maíz en Mesoamérica: Patrimonio natural, religioso y gastronómico, partió del teocintle, ancestro del maíz, y de cómo los pueblos mesoamericanos lo transformaron en maíz, ingrediente omnipresente en la dieta mexicana y un elemento fundamental de la gastronomía mexicana, declarada por la UNESCO como patrimonio de la humanidad en el 2010.


En la foto: Público en el Museo Histórico Cabildo

Por su parte, Alejandro Sequeira habló de El mate es cultura; Andrés Azpiroz, director del Museo Histórico Nacional, habló sobre el valor histórico, etnográfico y patrimonial de la colección reunida por el médico Roberto Jorge Bouton, que forma parte de la exhibición Gastronomía del Dr. Buton, actualmente en el Museo Histórico Nacional. Por último, Daniela Bouret, historiadora, investigadora y directora del Teatro Solís, expuso sobre Identidades y prácticas gastronómicas. El consumo de vinos en el Uruguay del novecientos, se centró en el análisis del consumo del vino y la conformación del gusto como práctica social durante la modernización.


En la foto: Tomás Pérez Suárez, Amalia Lejavitzer, Alejandro Sequeira, Rosana Carrete, Daniela Bouret, Andrés Azpiroz

El tercero y último día de las Jornadas se realizó en la Sala Bauzá de la UCU, en la mesa Saberes y sabores: identidades y patrimonio alimentario, participaron Laura Rosano con Los frutos nativos como recurso de identidad gastronómica y Alva Sueiras presentó El patrimonio gastronómico intangible de Uruguay, puesta en valor y proyecciones a futuro. Laura Rosano presentó la enorme variedad de frutos nativos y malezas (mejor llamadas “buenezas”) comestibles que hay en Uruguay, y su valor nutricional y culinario. También habló de los distintos talleres sobre huerta y cocina que se llevan a cabo en la escuela de Jaureguiberry, primera escuela completamente sustentable de América Latina, con miras a revertir la “desconexión global que existe entre el alimento y la gente”, y poner en valor los productos locales. Por su parte, Alva Sueiras habló acerca de los productos emblemáticos del patrimonio gastronómico uruguayo, algunos de ellos muy conocidos como el vino y el dulce de leche; otros que resultan menos visibles, pero tienen gran reconocimiento internacional por su calidad, como el aceite de oliva, y otros escasamente valorados como patrimonio gastronómico como los bizcochos y las tortas fritas, que implican usos sociales y prácticas de comensalidad que distinguen a los uruguayos.


En la foto: Alva Suieras y Laura Rosano

La Jornadas concluyeron con la conferencia del Dr. Mario Humberto Ruz sobre el Cacao, sabores y sinsabores de un alimento divino, quien hizo un recorrido por la historia de este alimento originalmente cultivado por los chontales en los bosques tropicales de Tabasco y luego distribuido por los españoles a todo el Virreinato y al resto de las cortes europeas, donde se popularizó su consumo, maridado con leche, como una bebida refinada y sumamente apreciada.


En la foto: Mario Humberto Ruz

Estas Jornadas en Patrimonio Cultural e Identidad: Saberes y sabores marcaron el inicio del ciclo de conferencias de Jueves de Patrimonio 2019. En breve, anunciaremos las próximas conferencias del año, sobre el tema Paisajes sensoriales: un patrimonio de los sentidos.

Nota: Adriné Segovia

Facultad:

Facultad por Defecto: