Peregrinación a la Virgen de los Treinta y Tres

Peregrinación a la Virgen de los Treinta y Tres
Viernes, noviembre 22, 2013

El fin de semana del 9 y 10 de noviembre, se llevó a cabo la Peregrinación al Santuario de Nuestra Señora de los Treinta y tres, patrona del Uruguay, en el Departamento de Florida

Como todos los años, aprovechando la convocatoria de los obispos de la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) a participar como Iglesia de la fiesta de la Patrona, desde la Pastoral de la Universidad Católica del Uruguay se organizó esta actividad abierta también a los jóvenes de la Red Juvenil Ignaciana (RJI). 

Esta vez hicimos un recorrido más corto, ya que había pronósticos de lluvia y tormenta por todos lados, por lo que en lugar de partir el sábado desde Cardal a la mañana, salimos a la tarde desde 25 de Mayo. El grupo estuvo conformado en casi su totalidad por jóvenes estudiantes de la Unviersidad, y acompañaron los PP. Álvaro Pacheco y Nacho Rey Nores, y las Hnas. Gisela Klundt, de la Virgen Niña, y Josefina Paz, de las Esclavas. 

Entre que acomodamos las mochilas, nos dejamos mimar por la Señora Susana –que como todos los años nos recibe con helado y galletitas allí en la preciosa capilla de 25 de Mayo–, y nos tomamos un rato para rezar y poner bajo la maternal protección de María la peregrinación que empezábamos, terminamos saliendo bien entrada la tarde. Gracias a esa demora,  comenzamos el recorrido disfrutando de los colores y fragancias del atardecer, y luego nos fuimos adentrando en la noche, con la grata y sorprendente compañía de luciérnagas al costado del camino: un espectáculo único. 

Llegamos a Berrondo a muy buen ritmo, estiramos un poco, nos acomodamos, y celebramos la Eucaristía en esta otra preciosa capilla con la alegría de habernos puesto en camino y ofreciendo el cansancio del primer trecho. Compartimos la cena y rápidamente nos acostamos para recuperar la fuerza para el otro día. 

¿La lluvia? No apareció. Es más, Martín de Salterain, quien preparó toda esta actividad, había armado un itinerario de oración para el camino con textos alusivos al tema del agua: el diluvio, salmos, bautismo de Jesús, la samaritana, etc. Igual las propuestas de oración pensadas para rezar y reflexionar a título personal, para luego compartir los ecos y resonancias en la medida que íbamos caminando, resultaron muy oportunas para hacer también un peregrinar interior. 

El domingo al partir de Berrondo, después de desayunar y acomodar los lugares que nos habían facilitado, nos sacamos la típica foto entre los rieles del tren mirando hacia Florida, y también una más novedosa que terminó siendo “la” foto de la Peregrinación 2013: cada uno, a su modo, inventó una pose de espera del agua, casi invocándola…

A pesar de que el cielo estaba “atoldado” no nos cayó una gota hasta estar a dos cuadras de la plaza de Florida. En el camino nos habíamos encontrando con otra gente que peregrinaba acompañada de vehículos que llevaban imágenes de la Virgen y que también iban transmitiendo Radio María como para animar el paso. Ya en la plaza vimos a mucha más gente que iba llegando para participar de la Eucaristía, mientras que desde los micrófonos se iba dando la bienvenida a los grupos que venían peregrinando. Las más destacables fueron los que salieron desde Durazno el jueves a la noche, y que habían caminado todo el viernes y todo el sábado para estar llegando ese domingo temprano en la mañana. Nosotros, entre que estábamos con el envión de llegar a los pies de la Virgen y que empezaba a llover en serio, nos mandamos “de una” al interior del Santuario, y allá fuimos a hacer un rato de oración personal, presentándole a María esas intenciones que llevábamos en el corazón y ofreciéndole nuestro cariño filial. 

Nos sacamos la otra foto “tradicional” del grupo a los pies de la imagen de la Virgen de los Treinta y tres, con las banderas de la UCU y de la RJI. Luego fue un tiempo para descansar y también para saludar a mucha gente amiga que nos íbamos encontrando. Entre los jesuitas, nos cruzamos con Marcelo Coppetti, con Rafa Peluffo –que estaba allí en esos días participando de la reunión de la CEU debutando como secretario de la misma– y con Jorge Crovara; también nos encontramos con Mons. Collazi, obispo de Mercedes, quien nos recibirá próximamente en su diócesis para el nuevo ciclo de la Misión San Francisco Javier, con Mons. Pablo Galimberti, obispo de Salto, con quien compartimos el último ciclo de la misión. Además estaban allí también otras hermanas de la Virgen Niña, las Misioneras de la Caridad, y cantidad de gente que se tuvo que amontonar en el Santuario, ya que al final la lluvia se largó con fuerza y no había manera de celebrar la Eucaristía afuera, en el atrio, como estaba pensando en un primer momento. 

A pesar del cansancio nuestro y de cierto caos por la cantidad de gente, la Misa se pudo celebrar sin problemas, presidida por Mons. Nicolás Cotugno, y animada por el coro del Seminario que estuvo muy bien. Después la lluvia paró, por lo que la gente se pudo seguir saludando un rato en la plaza y nosotros terminamos nuestra experiencia de Peregrinación compartiendo el almuerzo. Allí aprovechamos para poner en común lo que nos iba quedando en el corazón. 

Una nueva peregrinación a Florida, muchos de nosotros repitiendo, otros haciéndola por primera vez, el tema del agua como telón de fondo, fotos típicas y fotos siempre nuevas, caminar con los colores del atardecer y con la luminosidad de las luciérnagas, la lluvia que esperó lo justo y necesario, amucharnos todos para poder entrar y conformar iglesia, cercanía a nuestros Pastores y experiencia de Pueblo de Dios, y la certeza de que María acompaña nuestro peregrinar en esta Iglesia del Uruguay.  

Texto P. Ignacio Rey Nores SJ

Fotos Adolfo Umpiérrez

Bookmark and Share