¿Quién es la primera valedictorian de la UCU?

¿Quién es la primera valedictorian de la UCU?

Martes, mayo 28, 2019

Ana Paula Del Valle fue seleccionada entre los mejores de su generación para dar el discurso de graduación

La puerta de uno de los camarines del Antel Arena tiene un cartel que dice: “Ana Paula Del Valle”. Del otro lado, la primera valedictorian de la UCU repasa una vez más las palabras que dirá frente a unas 2.000 personas. En las próximas horas Ana Paula –23 años, licenciada en Psicomotricidad— será la encargada de dar el discurso en nombre de los graduados durante el acto de colación, el primero que reúne a todas las facultades de la UCU.

Ana Paula siempre fue una estudiante destacada. Fue, además, animadora e integrante de los equipos de recreación durante los años de liceo. Ahora sus nervios se esconden detrás de sus gestos desenvueltos y su frescura honesta. Sabe que lo que ocurrirá la noche del 22 de mayo no se repetirá jamás. 

Hace unas semanas en su casilla de correo apareció un mail que la invitaba a escribir un discurso para la ceremonia de graduación. El mismo correo les llegó a casi 40 estudiantes más. Todos ellos fueron valorados como los alumnos más notorios de su generación. Todos los textos fueron evaluados por un comité académico que decidió cuál era el más destacado. La elegida fue Ana Paula. Ella sería, entonces, la primera valedictorian de la UCU, un rol muy habitual en las ceremonias de graduación de las universidades estadounidenses y que se valora como un enorme logro del estudiante.

¿Qué recuerdos tenés del día que te contaron que era una de las elegidas para hacer el discurso de graduación?

Me llegó un mail que decía: “Invitación a hacer el discurso de cierre de la graduación UCU”. Yo no lo creía mucho, pensé que estaba mirando algo mal. Pero era real. Te pedían que el discurso tuviera tres grandes puntas: agradecimiento, lo particular del pasaje por la Universidad y una reflexión sobre los riesgos que era el tema transversal a toda la ceremonia. Así que lo pensé, lo escribí y lo mandé. Me contestaron que lo habían recibido y que me avisaban en cuanto estuviese el resultado. Un día estaba en el trabajo y me suena el celular con una llamada de un teléfono desconocido. Y del otro lado escucho: “Hola, te habla Sandra de la UCU, felicitaciones”. Fue medio increíble y lo es hasta ahora.

¿Sabías lo que era esta figura de valedictorian?  

No tenía idea. Lo tuve que googlear. Y ahí, cuando me enteré lo importante que era a nivel internacional, fue todavía más emocionante. 

En la preparación de cómo decir el discurso y cómo pararte frente al auditorio tuviste la ayuda de dos docentes. ¿Quiénes fueron?

Sí, me ayudaron Gustavo Rey y Javier Mazza. Javier fue en la parte de contenido, me ayudó a perfeccionar frases y palabras. Y Gustavo estaba más cerca de la oratoria y el lenguaje no verbal.

¿Cómo fue tu ingreso a la UCU? ¿Tenías claro lo que querías hacer?

Sabía que quería hacer Psicomotricidad, pero con el presupuesto familiar no tenía muy claro cómo iba a hacer para seguir ese camino. Cuando surgió la oportunidad de presentarme a la beca me dije: “Vamos a arriesgar”. Y la gané. Entonces cuando supe que iba a venir a la UCU me puse a mirar qué otras actividades se podían hacer. Encuentro toda la parte de pastoral y pensé: “Me encantaría ir a la misión San Francisco Javier”. Porque justo era antes de que empezaran las clases. Así que mandé un mail a ver si se podía, no tenía nada que perder y tampoco nada para hacer en esos días. Y me dijeron que sí. Así que me vinculé con la UCU antes de que empezara la carrera.   

¿Cuáles son los momentos del discurso que más vas a atesorar con el paso del tiempo?

Hay dos. Durante el agradecimiento a las familias, tal vez es cuando más me emocione. No quería repetir lo clásico, quería buscarle una vuelta, pero me parece que me quedó lindo y que me toca la fibra más íntima. Y después el cierre. Cuando nos aliento a arriesgarnos y apoyarnos entre nosotros. Estoy convencida de que los riesgos que más nos mueven y más nos movilizan después nos dejan los logros más valiosos. Me quedé muy contenta con ambas partes.

¿Ya habías venido al Antel Arena?

Había ido a la inauguración, pero no al backstage que es impresionante. El día antes de la colación vine a practicar el discurso y pensé: “Uau”. Y ahora en la previa de la graduación, con todo armado, no lo puedo creer. 

¿Cómo pasaste la noche anterior a la colación? ¿Pudiste dormir algo?

Sí, pero me levanté algunas veces. Repasé en la cabeza algunas partes del discurso. Pero lo que me terminó de tranquilizar fue cuando llegué y todo el mundo me dijo: “Vos tranquila, vas a poder, así que disfrutá”. Manuela (da Silveira) y Facundo (Ponce de León) fueron unos genios, estuvieron muy cerca, los dos empatizaron con lo que me pasaba. Me acuerdo que me dijeron: “Vos estás nerviosa y nosotros también. Así que pasa, pero no dejes de disfrutarlo”. Ellos están muy acostumbrados a hablar en público y sin embargo tuvieron ese gesto tan cálido. Lo máximo que hice yo fue hacer algún baile de recreación delante de 20 o 30 chiquilines. Algo así nunca.

Leer discurso completo

Fotos: Agustín Labat - Adolfo Umpiérrez - Carlos Chacón

 

Facultad por Defecto:

Events Calendar