Una forma de cambiar el mundo

Una forma de cambiar el mundo

Viernes, setiembre 5, 2014

El Lic. en Educación Inicial, Nicolás Iglesias, viajará por un año a Haití para trabajar en un proyecto regional de promoción de la primera infancia

Para Nicolás Iglesias, la Educación Inicial “es la raíz de la vida. Trabajando con la primera infancia podemos cambiar el mundo porque vamos directamente a la raíz de los afectos y la personalidad, a la vez que generamos bases para el futuro”. A pocas horas de viajar a Puerto Príncipe para participar en un proyecto de la Fundación América Solidaria con Fe y Alegría de Haití, destaca que en Educación Inicial es fundamental la particularización de la educación, “el trato personal de cada niño”, algo que es complejo ya que implica que cada año y con cada niño haya que trabajar de una manera particular.

Para esto, Nicolás considera que, en los centros educativos, debe trabajarse desde la educación cooperativa, buscando el bien común del centro, lo que se logra trabajando entre todos los actores “docentes, educadores, profesionales, trabajadores, la familia y el contexto”, ya que esto permitirá construir un centro a la medida que lo necesitan quienes allí asisten, a la vez que “empoderará a las personas para que se hagan cargo de su propia educación”, a decir de Iglesias.

Con experiencia en coordinación pedagógica y de trabajo en equipo en dos CAIF, uno en Paso Carrasco y otro en Manga, Nicolás se presentó a un llamado de América Solidaria, fundación que busca construir redes de cooperación entre los países americanos para fortalecer proyectos locales con profesionales voluntarios, que mejoren la calidad de vida de las personas más pobres y excluidas del continente.

Después de tres entrevistas, el Lic. Iglesias fue seleccionado entre ochocientas personas de todo el continente, para participar del proyecto “Promoción de la Primera Infancia” que se desarrollará en Haití. “Voy a estar durante un año en cuatro escuelas de primera infancia, para trabajar con familias, niños y comunidad con el objetivo de realizar y esquematizar un programa de primera infancia común, algo que allá no existe” señala Nicolás. 

Se trata de un desafío para Nicolás, “una forma de cooperar y habilitar los espacios para que todos tengan su voz y voto”. Un proyecto en el que tendrá que conocer una cultura diferente a la nuestra para así poder ponerse en el lugar del otro y comprender sus percepciones, lo que le permitirá “intercambiar y construir en conjunto”.

Mirando en retrospectiva, Iglesias resalta que la educación recibida en la Licenciatura en Educación Inicial de UCU le brindó “lo específico, la posibilidad de formarme en Educación Inicial, algo que no hay en otros lados. Me dio herramientas para escuchar, entender y darle voz a los niños de 0 a 5 años, que son los menos escuchados”, a la vez que destaca la importancia de estar formado específicamente para poder desarrollar la tarea de educador inicial.

Fotos: Josefina Cuneo

 

Facultad por Defecto:

No hay actividades especiales próximamente.