Única universidad acreditada en Uruguay

Única universidad acreditada en Uruguay
Jueves, noviembre 18, 2021

FCE y UCUBS fueron certificadas por AACSB, la prestigiosa asociación que nuclea a las escuelas y facultades de empresas más importantes del mundo  

El proceso empezó en 2012 y la meta —aunque en ese entonces estaba lejos— era muy clara: lograr que la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica (FCE) y UCU Business School (UCUBS) fueran acreditadas por Association to Advance Collegiate Schools of Business (AACSB). En el mundo, menos del 6% de las escuelas de negocios cuenta con la certificación AACSB.  

Ignacio Bartesaghi —director de la Oficina Internacional de UCUBS y del Instituto de Negocios Internacionales de la UCU— conoce bien cómo fue el camino; en su antiguo rol de decano de FCE fue el responsable de liderar el proceso. A fines de 2019 ya anticipaba lo que podía suceder: “El gran salto que podemos dar en 2021 es si logramos certificarnos AACSB que es la asociación que nuclea a las escuelas y facultades de empresas más importantes del mundo. Tiene su sede en Tampa y es la más reconocida de las famosas tres coronas de calidad de las escuelas de negocios. Para entrar tenés que cumplir con una serie de estándares muy exigentes. Estamos en carrera, en febrero de 2020 entregamos el tercer y último informe. Ahí, si todo sale bien, nos habilitan el tribunal y después vienen a evaluarnos a ver si todo lo que decimos es verdad. Si AACSB te aprueban tanto FCE como UCUBS quedan certificados por cinco años”.

Finalmente, el gran salto —que Bartesaghi imaginaba y que compartía con todas las autoridades de la UCU— se dio.   

En octubre de 2021, después de una semana maratónica de entrevistas que distintos grupos de trabajo (decanos, directores de programa, estudiantes, investigadores, responsables de servicios centrales) mantuvieron con el tribunal internacional, la UCU recibió la noticia: su Escuela de Negocios y su Facultad de Ciencias Empresariales fueron acreditadas por AACSB.  

De esta manera, la UCU es la única universidad de Uruguay que cuenta con este reconocimiento. Según lo establece el comunicado de prensa de AACSB del 16 de este mes: “Desde hace más de un siglo la acreditación de es sinónimo de los más altos estándares en educación de empresas y negocios. (…) Para lograr la acreditación se requiere un proceso riguroso de análisis interno junto con un mentor asignado y posteriormente una evaluación de pares. Durante estos años, las escuelas de enfocan en desarrollar e implementar un plan que esté alineado con los estándares de AACSB. Dichos estándares requieren de excelencia en áreas relacionadas con dirección estratégica, innovación; estudiantes, escuelas y colaboradores activos; aprendizaje y enseñanza; y compromiso profesional y académico”.

Bartesaghi asegura que el tribunal de AACSB identificó “la vitalidad y la fuerza de cambio que tiene la UCU”. “Desde la presentación del Rector en adelante fueron confirmando las transformaciones que se han realizado en los últimos tiempos, las que se emprendieron con innovación y dinamismo. Reconocieron el esfuerzo realizado para cumplir con los estándares de la asociación con resultados muy concretos y también mencionaron los planes para seguir mejorando en aquellas áreas donde aún contamos con oportunidades de mejora”, cuenta el director de la Oficina Internacional de UCUBS. 

En estos días posteriores a la noticia, Bartesaghi se da el tiempo para celebrar y agradecer. “Lo primero es festejar el logro, que por cierto es único en el país. Y, después, no puedo olvidarme de los momentos vividos con el equipo de trabajo más cercano, Robert Scherer, que fue nuestro mentor por años, Lucía Oholeguy (integrante de la Oficina Internacional) con la que vivimos momentos de inmenso estrés, los decanos y todo el equipo de la UCU que se comprometió para cumplir con el objetivo”, dice.

    

Marcos Soto, decano de la Escuela de Negocios, resume la sensación en una imagen: “estamos con el pecho inflado de tanta emoción”. “El proceso de acreditación es riguroso; nos hizo mostrarnos, abrir nuestra casa, exhibir las cosas que hacemos, cómo trabajamos, cuál es nuestra oferta de programas. El haber sido certificados nos hace sentirnos orgullosos de la propuesta que tenemos porque fue revisada por estándares muy exigentes. Sé que esta acreditación es un salto de calidad para nuestra escuela de negocios y que es un gran diferencial en el medio”.

Isabelle Chaquiriand, actual decana de la Facultad de Ciencias Empresariales, se acuerda de la montaña rusa de emociones que significó esa semana. Dice, varios días después, que recuerda pocos momentos tan intensos. Elige quedarse con dos instancias que la emocionaron profundamente. La primera es la imagen y la sensación de saber que toda la comunidad universitaria estaba vibrando junta. “Se vibraba una energía increíble en el aire, muy intensa, muy positiva. Un equipo muy grande de personas, vibrando y trabajando juntos, en este hermoso desafío que es formar a los profesionales y personas con excelencia académica y propósito personal y profesional que el mundo de empresa necesita para construir el futuro”. Y el segundo momento fue el intercambio con los estudiantes y los graduados después de las entrevistas con el tribunal de AACSB. “Al final del día, todo esto es por y para ellos y en cada uno hay una historia de vida”, concluye.

Bookmark and Share