Viajar, vivir y después contar

Viajar, vivir y después contar
Viernes, agosto 23, 2019

Veinticinco estudiantes que se fueron de intercambio durante el primer semestre compartieron sus aprendizajes en el encuentro Unpacking the Experience

Tener 19, 20, 22. Tomar un avión, cruzar el océano, atravesar varios husos horarios, cambiar de ciudad, de universidad, de rutinas. Sumar amigos, nuevas palabras, otros escenarios. Sacar todas las fotos que la memoria del celular permita. Atesorar momentos, frases, imágenes, personas, aprendizajes, instantes mínimos y no tanto. Tener un primer gran vistazo a cómo es eso que llaman independencia. Conocer un fragmento un poquito más amplio del mundo.



Quienes se fueron de intercambio estudiantil vuelven con un mar de emociones y, probablemente, con una única certeza: lo que vivieron será una de las experiencias más transformadoras de sus años universitarios. Con esa energía, el miércoles 21 de agosto, 25 estudiantes (fueron 29 los que viajaron en el primer semestre) llegaron al anexo de la Plaza de Encuentro para el tercer encuentro de Unpacking the Experience. La idea de este acontecimiento es que los viajeros cuenten cuáles fueron sus aprendizajes, sus vivencias, que les den consejos a los que se están por ir, a los que aún dudan; y, también, compartan esas pequeñas o grandes cosas que vivieron en la universidad de intercambio y que podrían ser aplicables en la UCU. La idea es, al fin y al cabo, que se genere una red más rica de información a partir de las múltiples experiencias de los estudiantes que se fueron y volvieron.

Así fue como, reunidos en grupos de cuatro, cinco y seis, los recién llegados llenaron decenas de posts it de colores con consejos. Entre las charlas y los recuerdos aparecían las ideas que, en la mayoría de los casos, se repetían. Entre las recomendaciones para los que se van aparecía una y otra vez el concepto “Ser abierto” y “Animarse”. También: “Unirse a grupos de Facebook donde hay estudiantes de intercambio”, “Contactarse con alguien que ya estuvo de intercambio en el país que elegiste”, “No irse en grupo de muchos, viajar solo o máximo de a dos”, “Descargar todas las aplicaciones útiles”, “Hacer un esfuerzo para aprender el idioma”, “No vivir pendiente de lo que pasa en Uruguay”. Y, entre los consejos para los que recién llegan, todo giraba en torno a mantener los vínculos creados en el país de intercambio y conectar con los estudiantes incoming.



De tanto en tanto la conversación —y los recuerdos— volvía a esos meses en España, Estados Unidos, Canadá, Suecia o Chile. Alguien preguntaba: “¿Dejaste el mate allá?”. Así, entre risotadas, post it de colores, postales de seis meses en otro país, un puñado de emociones todavía muy vívidas, una serie de charlas posteriores con los decanos de cada una de las facultades y mucha información valiosa para compartir, transcurrió un nuevo encuentro de Unpacking the Experience. Mientras tanto, por estos días, decenas de estudiantes de la UCU (en el segundo semestre suelen ser muchos más los viajeros), hacen sus propias experiencias en distintas ciudades del mundo.

Bookmark and Share